Intemperie

Intemperie, de Javi Rey

Intemperie, Javi Rey (Planeta, 2016)

Javi Rey es el flamante Premio al Autor Revelación, del Salón del Cómic de Barcelona por su obra ‘Intemperie’. El galardón, patrocinado por la Fundación Divina Pastora,  confiesa, le ha hecho muy feliz

“Se trata de un reconocimiento de la gente del medio (compañeros autores, críticos, libreros) hacia mi trabajo y estoy muy agradecido por él”
‘Intemperie’ se presentó en las Jornadas del Cómic de Valencia en el Mercado de Tapinería con un embajador de lujo: Älvaro Pons.
Dice Rey que llegó al mundo del cómic por casualidad, sin planificarlo
“Estudié una carrera universitaria que no tenía nada que ver con el cómic y al terminarla di un golpe de timón en mi vida”. En ese momento sintió la necesidad de explorar el mundo del dibujo y el destino quiso que acabara en la Escola Joso de Barcelona (centro de cómic y artes visuales). 
Referencias
Sus referencias son muchas, pero que elige “Trazo de Tiza” de Miguelanxo Prado y “Un poco de humo azul” de Rubén Pellejero y Denis Lapière. Ambas obras le derribaron muchos prejuicios que él, como desconocedor del medio, tenía.
“De manera inconsciente me acerqué al dibujo y en la Joso descubrí el cómic, que es un medio brutal para explicar historias, que es lo que yo buscaba en última instancia, sin saberlo, cuando decidí empezar a dibujar. Lo que quiero es explicar historias, ya sea colaborando con guionistas o en proyectos personales”

Con‘Intemperie’ ha abierto un camino que espera poder explorar, el de autor en solitario

“Con ‘Intemperie’ he ganado confianza y mi intención es enfrentarme a otros retos en solitario en el futuro. Pero en realidad, lo más importante para mí es trabajar en historias que me motiven y acompañarlas de un grafismo que ayude a explicarlas, ya sea solo o colaborando con otro autor”

Técnicas y de la inspiración que busca a la hora de crear sus personajes

“No tengo referencias concretas. Por ejemplo, en ‘Intemperie’ -su trabajo más personal- los personajes tenían que ser universales. El niño representa la inocencia; el cabrero, la bondad, y el alguacil, la maldad. Más que buscar influencias en un actor, en la calle o en fotos he intentado representar lo que para mí era en esencia un cabrero bondadoso, un niño inocente, etc.”

Rey siempre trabaja todo en digital, y depende del proyecto busca el acabado que demanda la historia

“En mi anterior cómic hice un trazo más fino y elegante, mientras que en ‘Intemperie’ es más roto. También he pasado de un color que es más limpio y plano a un color que busca textura, suciedad…”
Con respecto al color no tiene preferencias, siempre va a depender de las historias. En el caso de ‘Intemperie’ intentó subirlo un poco más de lo que le suele salir de forma natural para generar un mayor contraste entre luz y sombra.

Nuevos proyectos
Rey está trabajando actualmente con dos guionistas franceses en una historia para una editorial francesa. Un cómic que trata el tema del colaboracionismo en la Francia ocupada durante la 2ª guerra mundial, según cuenta, pensado en cuatro tomos de 62 páginas cada uno.

 
Para Rey hay grandes diferencias entre la industria española y la francesa
“En Francia tienen una industria, comparada con la nuestra, que es gigante a nivel de lectores, de tirajes, etc. Allí está más aceptado que el cómic es un medio capaz de explicar todo tipo de historias. Tiene mucha visibilidad en las librerías generalistas, en grandes superficies…”

En España considera que la situación ha mejorado tímidamente en los últimos años

“Al inicio veía que me metía en un mundo apasionante, pero que estaba complicada la cosa. Sigue estándolo, sin duda, pero creo que se está ganando más visibilidad. En mi entorno voy viendo que gente que no leía cómics empieza a interesarse. Te hablo más desde el lado de los lectores. Es verdad que hay que ganar muchos más, pero a mí no me da la sensación de que vaya a menos, sino que va creciendo, pero tímidamente”.
Share on LinkedInShare via emailShare on Twitter+1Share on Facebook

“Un cómic puede tener el mismo valor intelectual que una ópera”

“Un cómic puede tener el mismo valor intelectual que una ópera”

El economista y critico de cómic Juan Royo, durante su reciente visita a Teruel
El economista Juan Royo defiende la cultura como industria
Alicia Royo / Teruel

15/11/2014


El zaragozano Juan Royo es economista pero también crítico de cómic, materia sobre la que ha escrito Un tratado de cómic (2010) y Un mundo de viñetas (2012). Recientemente estuvo en Teruel para moderar la mesa redonda Emprender desde el arte del cómic, actividad incluida en el programa del Día de la Persona Emprendedora en Aragón, en la que los dibujantes Diego Olmos, Javi Royo y Jaime Calderón contaron sus exitosas experiencias profesionales en torno a este arte.

- ¿Cómo se puede animar a emprender en tiempos de crisis?

- Tenemos que distinguir la precariedad de la flexibilidad. Tenemos que adaptarnos a las situaciones, los horarios, las circunstancias, los viajes, internet, en definitiva, tenemos que adaptarnos a las necesidades de los clientes.

- ¿Se puede convertir la crisis en una oportunidad?

- Efectivamente. La clave es romper las barreras de confort que teníamos en muchos aspectos. Ser tu propio jefe te puede cambiar la mentalidad y enriquecer tanto en el aspecto profesional como personal.

- ¿Es la cultura una buena materia para emprender?

- Al final, la cultura tiene que ser considerada una industria. Ya no existe el mecenas, el multimillonario que dona y patrocina obras de arte. La cultura se ha masificado y ya no es elitista, pero el problema es que hasta la fecha ha estado subvencionada por las Administraciones públicas. Con la crisis, se sigue demandando cultura, pero gratis, sin darse cuenta que visitar un museo, ver un cómic o escuchar un disco tiene un coste.

Tenemos que convertir la crisis en una oportunidad para el desarrollo económico, crear una industria que no dependa de las subvenciones para ser sostenible. En este sentido, los tres cracks que estuvieron en Teruel son un caso de éxito que han aprovechado sinergias. Y son también un ejemplo de flexibilidad, que han conseguido equilibrar su desarrollo profesional y artístico.

- ¿Y el cómic en concreto?

- Que una fundación como Emprender en Aragón confíe en el cómic y en el arte como un medio para desarrollar una actividad económica así lo demuestra. Situar al cómic como un ejemplo de emprendimiento es darle su justa importancia. El cómic no es solo para niños y para frikis o snobs, ya que puede tener el mismo valor intelectual que una ópera.

- El cómic, ¿goza de buena salud?

- Goza de buena salud, pero todavía no está al nivel que debiera. Los medios de comunicación lo promocionan mucho, son muy atentos con el mundo del cómic pero, como a la industria cultural en general, le faltan consumidores, que transcienda como instrumento infantil. El cómic no son solo los tebeos de los niños, hay mucho más. Es un lenguaje que, por ejemplo, permite explicar de forma satírica la situación económica, o denunciar prácticas corruptas en política.

- ¿Y cuál es la situación en Aragón?

- En Aragón, la calidad es extraordinaria y la Comunidad está a la cabeza de España sin lugar a duda, también por el dinamismo de las editoriales y de los salones organizados. Tan solo falta fomentar su lectura en los colegios, como sí se hace en otras regiones.

- ¿Puede ser una vía para introducir a los niños en la lectura?

- Así es, pero también para introducir a los adultos en temas que pueden ser un poco complejos.

- En un momento en que el papel goza cada vez de menos adeptos, ¿cuál es el futuro del cómic?

- El cómic también se tiene que reinventar. Realizar un cómic es costoso para el autor y el editor y se disfruta enseguida, se lee rápido. Las editoriales y los autores tienen que ver cómo se puede internacionalizar el cómic digital para conseguir más lectores. Y hacerlo a un precio barato para que no merezca la pena piratearlo. Además, el cómic digital puede apoyar las ventas del cómic en papel, lo que requerirá ediciones más cuidadas, ediciones limitadas, la presencia del autor en las presentaciones, la venta de dibujos originales y de otras ilustraciones,…

- Es decir, que el dibujante tiene que tener una mente abierta…

- El autor de cómics tiene un de potencial comunicación brutal porque en muy poco espacio, con el texto y las viñetas, cuenta una historia. Eso es un valor en el mundo del marketing, la comunicación, la publicidad, sobre todo en un momento en el que el lenguaje visual está de actualidad.

- ¿Qué temática tiene más éxito?

- Paradójicamente, echamos de menos más cómics para niños, de temática infantil. En el cómic hay grandes zonas, desde los superhéroes americanos, el cómic americano y el cómic europeo, destinado más a adultos, más refinado, más de autor. Las temáticas dependen de modas, pero son muy diversas: la guerra civil, temas sociales, discapacidad intelectual, personas sin techo, economía desde un punto de vista satírico o divulgativo, escándalos financieros

Share on LinkedInShare via emailShare on Twitter+1Share on Facebook

Las pequeñas editoriales deben buscar su público y la complicidad con el autor

juan royo

Cinemascomics entrevista a Juan Royo. Premio AACE 2015 a la divulgación del cómic

Juan Royo Abenia es un economista y crítico de cómic español, nacido en Zaragoza en 1970. Especializado en Responsabilidad Social Corporativa, ejerce de profesor en la Universidad de Zaragoza y en CESTE Escuela de Negocios, además de ser un investigador asociado de ECODES. Simultánea todo ello con la divulgación y crítica de la historieta.

Desde su posición de economista ha divulgado el mundo del tebeo a través de diversos medios: escribiendo artículos en revistas nacionales de economía (Moneda Única) y regionales (Inversval, Aragón Empresarial, Aragón Digital, Heraldo de Aragón, EXIT-Z o Generación XXI) y comisariando exposiciones (Aragón, tierra de tebeos, 2007;2 Economía y humor gráfico: las viñetas de Bernal, 2010;3 Lopez Espí, el arte de la ilustración, 20104 5 y Tres autores de cómic: José Antonio Ávila, Carlos Bribián y Víctor G. Romano, 2012). Es colaborador habitual del Salón del Cómic de Zaragoza. Además ha impartido conferencias y realiza presentaciones de cómics y autores en Aragón, siendo una de las referencias del sector en cuanto a difusión del noveno arte.

En la primavera de 2010 publicó su primer libro sobre cómics: Un tratado de cómic (1001 ediciones, Zaragoza), recopilatorio de artículos periodísticos en el que rinde homenaje a una buena parte de la historia del cómic. En el Salón del Cómic de Barcelona de 2011 recibió el premio popular a la divulgación del cómic y este año 2015 repite premio por la AACE (Autores de cómics de España).

Antes de nada enhorabuena por el premio que has recibido, ¿qué se siente al ser destacado cómo ejemplo de un mundo tan difícil cómo es el del cómic?

¡Muchas gracias! Me siento orgulloso, afortunado y agradecido. Que te premien los autores de cómic por echarles una mano en la divulgación de su obra sobre todo en ámbitos desconocidos para ellos como eventos y medios de comunicación económicos en una satisfacción que indica que mi labor tiene su fruto. Lo que no se conoce no se puede juzgar y si muchas personas que leen mis artículos o asisten a mis conferencias se ven tentadas a comprar un cómic podrán desde luego a partir de ahí ¡comprar muchos más! Pero si solo piensan que es algo infantil…

¿Cómo se gana uno este premio? ¿Qué trabajo lleva la difusión? ¿Sales a la calle con un cartel y dices qué hay que comprar cómics?

Realizo reseñas de cómics en medios generalistas y económicos. También tengo tribunas en varios medios en los que opino sobre actualidad económica y casi siempre traigo a colación algún cómic a modo de explicación. Además en muchos eventos que organizo o coordino procuro hablar de la industria del cómic (emprendedores, internacionalización, tercer sector…)

¿Y qué hace un economista liado con cómics, cómo y cuándo entraste en todo este gran lío?

Siempre me ha gustado leer tebeos. Me compraba mi padre Tintin, Luky Luke, Astérix… y yo con mi propina los Mortadelos, Don Mikis, El Cachorro y Capitán Trueno. De hecho los sigo releyendo. Envidio inmensamente a aquellos que todavía no los han leído.

tintin

¿Has llegado a usar el mundo de la viñeta en tus clases?

En las de la Universidad no. Las asignaturas de carrera deben seguir un rígido guión y como tengo que coordinarme con otros profesores no hay hueco alguno para la imaginación. Una vez lo intenté y me cayó un rapapolvo por parte de los profesores ¡y de los alumnos! En los másteres la historia es  diferente aquí si se puede utilizar el cómic como recurso. Muy gratificante, desde luego.

¿Tus alumnos conocen esta “doble vida”? ¿Te piden recomendaciones?

Los alumnos de la Universidad entiendo que no. Viven en su mundo estudiantil alejados de toda realidad económica y social que no sean ligar, el deporte, el botellón o aprobar las asignaturas (como me pasó a mí en mi época… pero a mí nadie me advirtió. Yo sí les advierto aunque imagino que cae en saco roto).

Participas en varias mesas redondas y ponencias de economía sostenible ¿se puede aplicar al mundo del cómic? ¿Qué estado de salud tiene el mercado del tebeo? ¿Tocará qué decaiga? como siempre se dice en economía que hay ciclos de auge y de caída.

Continuamente pongo ejemplos sobre Responsabilidad Social Corporativa (RSC) y cómic. Como Spiderman que prefiere utilizar sus poderes en beneficio del Bien Común por encima del suyo propio. A pesar de lo lucrativo que podría serle. De hecho Ezekiel, el personaje de John Romita Jr. con similares atributos arácnidos, así lo hace.

Por lo que respecta a la industria del cómic… no se puede hablar de una verdadera industria cuando muchos de sus profesionales deben subsistir con otras actividades (publicidad, diseño gráfico, gestión de RRSS…). Sin demanda la oferta no puede canalizarse hacia su dimensión óptima. Por eso solo puede crecer… Solo si las ventas aumentan podremos hablar de una industria.

super lopezYa entrando en el cómic más propiamente dicho, vamos a ponerte en un aprieto ¿europeo o americano? ¿español o extranjero? ¿Marvel o DC? ¿Superlópez o Mortadelo y Filemón? Dame 5 favoritos.

Todo lo bueno me gusta ¿Moebius o Corben o Jan o Ibañez o hergé o Uderzo o John Romita Jr o Frank Miller o Alan Moore? No se puede elegir.

¿Qué te ha sorprendido más del mundo del cómic: la gente involucrada, los temas, el arte los autores, el valor para meterse en esto?

Los autores. Soy muy fetichista. Me pirro por la obra original. Pero no soy un coleccionista al uso. Toda la obra que atesoro tiene una historia detrás: hace referencia a un tebeo que leí en su día, me la regaló un autor para ilustrar un libro mío, se la compré a otro autor en una exposición y me la dedicó… Nunca compraría una obra de un autor que no me fuera simpático. En este aspecto no especulo con el arte del cómic. Lo que es una mala noticia para los autores. Lo ideal sería que hubiera más especulación y así el mercado crecería, los precios reflejarían el verdadero valor del arte original del cómic y más autores se sumarían a la creación de obras que podrían abarcar más público (lectores y coleccionistas).

¿Con que autores tienes mejores recuerdos o relaciones?

Manuel Gago, José Antonio Ávila, López Espí, Bernal Romero, Jan, Jordi Bayarri, Jaime Calderón, Juan Espadas, Furillo, Javirroyo, José Antonio Bernal, Josema Carrasco, Cristina Durán, Paco Roca… y también ilustradores como David Guirao y David Vela.

El cine y la Tv está impulsando el mundo de la viñeta, pero no todos lo ven como algo positivo. ¿Crees qué puede ser cierto? ¿Qué ayuda solo a los grandes y los pequeños aún tienen qué pelear más duramente por un hueco?

Es muy positivo. Cuantas más películas sobre cómics (no solo sobre superhéroes haya más posibilidades habrá que descubrir el formato original en el que desarrolló la historia). Si un niño compra un cómic de Los Vengadores tras ver la película, cuando crezca podrá comprar otro de Corben, otro de Fernando de Felipe, otro de Kaz…

La industria española va bien, hay muchas editoriales, no es que sean grandes, pero hay oportunidades para proyectos, ¿qué futuro hay?

Las pequeñas editoriales deben buscar su público y la complicidad con el autor. Las grandes ya lo hacen. Las pequeñas deben plantear su proyecto en términos de viabilidad económica o de sinergia con alguna otra actividad complementaria. Ese fue el caso de 1001ediciones y 3lemon. En todo caso, muchas editoriales pequeñas deben buscar la colaboración entre ellas a la hora de acudir a salones, eventos, ferias…

thermozero 6 cubiertaHay un cómic aragonés, ¿somos tan buenos como para ir fuera a batirnos el cobre con autores nacionales?

Por supuesto. Aragón es una gran referencia en el panorama nacional. El Salón del cómic ha tenido mucho que ver en esto. Malavida también. Son los grandes dinamizadores de nuestro cómic regional. También los autores clásicos como Altarriba, Carlos Ezquerra o Luis Royo. Y divulgadores como Óscar Senar que junto con Romano crearon Thermozero.

¿Qué le queda al tebeo para ser reconocido?

La llegada al público masivo. Que comprar un tebeo que no sea Mortadelo en una gran superficie no sea raro.

¿Qué te gustaría llegar a ver en cómic?

Que se utiliza en la escuela como herramienta pedagógica de forma habitual como bibliografía complementaria. 

El digital pega fuerte, en el cómic parece que no termina de despegar en España, ¿es culpa nuestra o es que el medio no está todavía preparado para esa transición?

Es otra forma de leer tebeos que sin duda despegará ¿Cuándo? Es difícil de decirlo. Pero estoy convencido que así será. Y no será incompatible con el papel. Además será tan barato que no será necesario piratearlo… La tecnología tiene mucho que decir todavía. Pero hace falta una mayor cultura de lectura de cómics… Como en Francia, vaya.

Para acabar una difícil, eres economista así que seamos directos: ¿es el cómic una empresa de riesgo?

La tecnología ha posibilitado que editar un cómic (impresión, maquetación, distribución, publicidad) sea más barato que nunca. También la financiación (tipos de interés en mínimos y nuevas formas de pre-venta tipo crowfunding) posibilita la aparición de proyectos editoriales que con un plan de negocio adecuado puedan ser viables. Pero es necesaria una gran labor comercial y de divulgación para llegar al lector que es quien en definitiva tiene que disfrutar con la lectura de tebeos y elegirla frente a otras formas de ocio.

Share on LinkedInShare via emailShare on Twitter+1Share on Facebook

«Los cómics permiten comprender conceptos económicos complejos»

«Los cómics permiten comprender conceptos económicos complejos»

Las aventuras de Astérix son «todo un ejemplo de teoría económica y de marketing empresarial». Así lo sostiene Juan Royo (Zaragoza, 1970), economista y apasionado de los cómics, quien en ‘Un mundo a través de viñetas’, presentado ayer en Logroño, profundiza en las interacciones del llamado ‘noveno arte’ con la economía y la sociedad.
- ¿Cómo surgió la idea de explicar la economía, no ya en dos tardes, sino a través de varias viñetas?
- En el 2010 escribí un libro en el que recopilaba entrevistas que había hecho a diferentes a autores de cómics y el año pasado hice éste que aborda diferentes aspectos de la economía a través de los cómics.
- Pero ¿no es contradictorio maridar un género tan entretenido como el tebeo con algo tan árido como la economía?
- El cómic es un medio para contar historias como lo es el cine. Hay películas, por ejemplo ‘Wall Street’, que han abordado el mundo financiero. Y de la misma forma hay cómics que reflejan esa temática. La ventaja del cómic es que de una forma visual, directa y gráfica te permite explicar conceptos económicos complejos.
- Es decir, que el cómic tiene un componente pedagógico.
- Exacto. Esa es la palabra clave.
- ¿Y para quién está dirigido su libro? ¿También para los niños?
- Realmente es un libro para adultos, pero a partir de una cierta edad, de los 14 años más o menos, también puede ser recomendable.
- Así que su libro puede servir como instrumento ameno para fomentar la cultura emprendedora.
- Sí, aunque no es un libro en el que se hable sólo de economía. Es un compendio sobre la sociedad y sobre la industria del cómic. Es un libro muy personal, que refleja mis relaciones con muchos autores.
- ¿Quiénes aparecen?
- Casi todos son españoles. Por ejemplo están Miguel Fuster, uno de los mejores dibujantes de cómic en los años 70 y 80, Nacho Casanova o Natacha Bustos.
- ¿En plena era digital tiene futuro el cómic?
- Lo tiene y, además, brillante. Pero debe volver a captar al público.
- ¿Y cómo puede lograrlo?
- Se están abaratando los precios y las nuevas tecnologías permiten ahorrar los costes de distribución.
- Le pregunto al economista. ¿Cómo ve la situación del 2014? ¿También observa signos de recuperación?
- No. Es cierto que hace año y medio estábamos casi quebrados. Pero de ahí a ser optimistas hay una diferencia abismal.
14.01.14 – Diario de La Rioja Texto: M. J. GONZÁLEZ | LOGROÑO

Share on LinkedInShare via emailShare on Twitter+1Share on Facebook